lunes, febrero 20, 2006

Testimonial:CRONICA DE UN INTENTO DE ASALTO

El viernes 3 de febrero, aproximadamente a las 11.30 de la MAÑANA, caminábamos mi esposo y yo, atravesamos de Reforma a Dinamarca (paralela a Insurgentes), pasamos frente a las ventanas del Vips, alejándonos unos pasos de ellas. Ya íbamos sobre la calle de Dinamarca, platicando bastante distraídos, mi esposo no se había abotonado el saco y se le veía una Palm Treo 650 que llevaba colocada en el cinturón. De pronto un par ESCUINCLES como de 16 años se pusieron delante de nosotros, luego uno se pasó para atrás de mi esposo y el otro metió la mano izquierda a su pantalón a la altura de la cintura, y con la derecha manoteaba diciendo una montón de majaderías muy rápidamente. Realmente ni siquiera entendimos lo que decía, yo volteé a verlo porque pensé que estaba drogado y pedía dinero, mi esposo con cara de “what?” le dijo con toda calma “¿qué quieres?”, y el chamaco le señaló la Palm diciendo: “no te hagas pendejo, dame el teléfono”… en cuanto escuche “teléfono”, me di cuenta de que se trataba de un asalto y gracias a Dios recordé lo que Ana María Salazar había dicho en la radio apenas unos días antes: ¡¡¡¡GRITA!!!! Entonces comencé a gritar con todas mis fuerzas, y fue cuando mi esposo también se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y también comenzó a gritar. El par de escuincles maleantes echaron rápidamente a correr, y yo comencé a gritar “RATEROS, RATEROS”. Ya para entonces la gente que por ahí pasaba volteaba a verlos y a vernos... obviamente nadie intentó hacer NADA!!
Estoy segura que la plática que sostuvo Ana María Salazar con Fernanda Familiar uno días antes, y que TUVE LA FORTUNA DE ESCUCHAR, se quedó grabada en mi subconsciente y fue lo que me permitió recordar que al factor sorpresa tienes que atacarlo también con otro factor sorpresa y por eso grité. Creo que si yo no hubiera gritado, hubieran robado la Treo 650.
Autora: Ana María Ortiz

No hay comentarios.: